Para quienes no son lingüistas, escoger el servicio de traducción adecuado puede ser muy frustrante. A continuación, te presento un conjunto de cinco consejos que te ayudarán a sacar el máximo provecho de tus traducciones y escoger el servicio lingüístico que mejor se adapte a tus necesidades.
  1. 1. Primero, debes comprender la diferencia entre traducción e interpretación. En pocas palabras, los traductores escriben mientras que los intérpretes, hablan. Por lo tanto, si trabajas con documentos impresos, necesitas un traductor. Si, por lo contrario, quieres interactuar con personas en un idioma extranjero, lo que requieres es un intérprete. Puedes encontrar más información sobre este tema en Servicios.
  2. 2. Traduce únicamente las secciones relevantes de tus documentos. En vez de traducir todo un documento sin mirar el contenido, decide qué información es importante a fin de producir documentos más breves.
  3. 3. Mantente internacional desde el comienzo. Conserva algunos regionalismos si lo deseas, pero asegúrate de preguntarle a tu proveedor de servicios lingüísticos si es posible realizar una adaptación.
  4. 4. Termina tu documento fuente antes de comenzar con la traducción. La mayoría de las veces no tienes muchas opciones y necesitas que la traducción se realice antes de finalizar el documento original. De todas formas, te recomendamos suministrar un texto final: te ahorrará tiempo y evitará errores.
  5. 5. CONSEJO FUNDAMENTAL: Resiste la tentación de hacerlo tú mismo Aun si hablas un idioma de forma fluida y pasas mucho tiempo en países de habla extranjera, la mayoría de las veces se notará que no eres nativo cuando escribes. En muchas culturas, el uso indebido del idioma se considera un insulto y es posible que pierdas algunos clientes importantes.
  6. 6. Asegúrate de informarle al traductor para quién está pensado el texto, de forma que pueda preparar una versión adecuada para la audiencia de destino.
  7. 7. Un traductor siempre traduce a su idioma materno.
  8. 8. Nadie va a leer un texto con mayor detalle que tu traductor. Un buen traductor lee las oraciones, las comprende y luego las escribe en el idioma de destino. Por lo tanto, un traductor que hace preguntas significa que toma su trabajo en serio.
  9. 9. Conversa con tu equipo de traductores. Deben conocer el tema sobre el que traducen.
  10. 10. Habla el idioma de tus lectores: sé concreto, específico.
Espero que estos cinco consejos te hayan servido. Volveré en breve con más consejos.